13 diciembre, 2006

Queriendo conocerte

A veces me asusta mirar en mi interior. Es como cuando la curiosidad te incita a mirar por el ojo de la cerradura porque tienes miedo de abrir la puerta. Pero el sentimiento de saber que haces algo malo te incita a seguir mirando, hasta que descubres algo que hace que dejes de mirar.

Hay veces en las que siento que esto se me está yendo de las manos y otras en las que desconozco como interpretar las señales, algún día decidiré y espero no caer...

2 comentarios:

Saverbrunn dijo...

Las señales no existen. Son fruto de los deseos de nuestro cerebro. Nada más.

the frail dijo...

Pero los deseos de mi cerebro me ayudan a aguantar un poco más, aunque las consecuencias son desastrosas.