02 enero, 2007

Autoayuda

No hay nada que un buen llanto de rabia, un ataque de ansiedad y un buen corte en el pecho no pueda solucionar. Y mañana a seguir intentando no tragar más mierda y a intentar no ahogarse un poco más…

P.D. No uses utensilios oxidados para hacer los cortes, las infecciones son muy molestas. Limpia un poco el utensilio cortante después de cada uso. No profundices dos veces en el mismo corte, a menos que quieras que quede cicatriz. No hagas los cortes demasiado profundos, se trata de calmar el dolor no de actuar como un cirujano, además limpiar la sangre es muy latoso y el jabón puede escocer bastante. No te hagas cortes en el costado, el desodorante puede jugarte una mala pasada si tiene alcohol. Tranquilo/a, la experiencia te enseñará a hacerlo cada vez mejor.

2 comentarios:

Niha dijo...

Encuentro mejor golpear o tirar algo.

_ex.Lyda dijo...

Yo siempre he usado mis brazos. Es lo clásico y siempre funciona, además de que la piel de los brazos la siento más gruesa que la del pecho y corres menos riesgo de equivocarte. Lo malo es que a veces el calor hace difícil esconder las cicatrices.